8/21/2014

Sobre la diversidad religiosa.


Bismil-laahir Rahmaanir Rahiim, Alhamdulil-lahi Rabbil Alamín, wa assalatu wa assalam ala Rasulilah (s.a.w.) En el nombre de Al-lah, Él Misericordioso, Él Compasivo, todas las alabanzas son para Alah El Señor de los Mundos, y que la paz y las bendiciones de Al-lah sean sobre Su Profeta Muhammad (s.a.w.)

Madrid, 19 de agosto de 2014, islamedia
Riay Tatary Bakry, presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de España: "Todos los profesionales  deberían tener alguna formación sobre las diversas convicciones”
En su nuevo número de primavera-verano  de 2014, la revista “En primera persona “publicó una breve entrevista con el  señor tatary sobre la última publicación  de la obra social de “la caixa”.
Los representantes de cuatro confesiones religiosas mayoritarias en España valoran el libro 'atención religiosa al final de la vida' y explican cómo afronta cada comunidad el proceso del final de la vida.
Cuando un enfermo conoce el diagnóstico de su enfermedad y su  expectativa de vida, afronta estos momentos cruciales, generalmente, con comprensión del tránsito por la vida terrenal hacia la última morada, arreglando los asuntos mundanos que quedarán pendientes y reconciliándose con familiares y conocidos con los que haya tenido desavenencias. Lo más valorado es el acompañamiento familiar, especialmente por sus seres más queridos. Y la asistencia religiosa".
Con estas palabras, Riay Tatary Bakry remarca la importancia de la atención religiosa al final de la vida para los musulmanes. "El sentido religioso y su comprensión íntima con el ejercicio de la oración produce un efecto tranquilizador en el paciente enfermo o moribundo, alcanzando un estado de paz interior espiritual", añade. Es por ello que Tatary, que también es secretario general de la Comisión Islámica de España, considera que "todos los profesionales sanitarios deberían tener alguna formación sobre las diversas convicciones religiosas o culturales, con perspectiva de respeto, para poder comprender ciertas reacciones o sensibilidades de los pacientes y familiares". Y, en este sentido, la guía de la Obra Social "la Caixa" es una aportación "importante y muy útil". 
Después de la comunidad católica, la musulmana constituye la minoría religiosa más numerosa en España, sobrepasando el millón setecientos mil  fieles. Los ritos malekí y hanafí (suníes) son los más extendidos, seguidos por el chafeí y el hanbalí, también suníes, y el yafarí (chiita).

6/29/2014

Todo Ramadán


Bismil-laahir Rahmaanir Rahiim, Alhamdulil-lahi Rabbil Alamín, wa assalatu wa assalam ala Rasulilah (s.a.w.) En el nombre de Al-lah, Él Misericordioso, Él Compasivo, todas las alabanzas son para Alah El Señor de los Mundos, y que la paz y las bendiciones de Al-lah sean sobre Su Profeta Muhammad (s.a.w.)

En el siguiente link todos los artículos de Islamgurea sobre Ramadán publicados en los años anteriores, con toda la información al respecto.

http://wwwislamgurea.blogspot.com.es/search/label/Ramadan


Ramadan 2014



Hoy domingo 29 de junio de 2014 es el primer día de Ramadán de 1435 He. 


5/22/2014

El aumento de la obscenidad y la grosería como señales de la Hora.


Bismil-laahir Rahmaanir Rahiim, Alhamdulil-lahi Rabbil Alamín, wa assalatu wa assalam ala Rasulilah (s.a.w.) En el nombre de Al-lah, Él Misericordioso, Él Compasivo, todas las alabanzas son para Alah El Señor de los Mundos, y que la paz y las bendiciones de Al-lah sean sobre Su Profeta Muhammad (s.a.w.)

Jutba de la mezquita Al-Furqan
Por Sami Rehan Sarria.

 Una de las señales finales es el aumento de la obscenidad como dijo el profeta muhamed (s.a.w):  “ no vendrá la Hora hasta que se establezca y asienta la obscenidad” , y la obscenidad aquí quiere decir el descaro de la vestimenta y el mal comportamiento. El Profeta   no era obsceno ni grosero.
En esta época vemos que la obscenidad y la grosería son la norma común que se ve por todos los lados como por ejemplo:  el descaro en las acciones y  la vestimenta impropia, las faltas al hablar, la grosería, el mal trato.

Hoy nos concentramos en el descaro y la vestimenta impropios y después en las faltas cometidas al hablar.
 Sobre el descaro y la vestimenta inadecuados.

La misericordia de Allah es tan grande que Él mismo cerró los accesos al  mal camino y los cubrió con Su protección, a esto hace referencia al termino de los alfaquíes (medidas de prevención) estas medidas buscan proteger a los creyentes de los perjuicios y pecados. Una de las grandes tentaciones de estas épocas son la falta de recato y moderación. Todos sabemos lo que sucede cuando muchos hombres y mujeres se exhiben descaradamente vistiendo de una forma inapropiada que no cubre sus intimidades (awra).

Estas actitudes  son motivo de muchas desgracias como las aberraciones sexuales, delitos, crímenes de odio, lujuria. .. Para evitar todo esto debemos regirnos según el comportamiento que Allah ha establecido: vestir de manera decorosa cubriendo nuestra intimidad,pues en ello hay pureza y salvación.  Dijo Allah en el Corán {oh profeta, dile a tus mujeres, a tus hijas, y a las mujeres de los creyentes que se cubran(la cabeza, sus hombros y todo el cuerpo) con sus velos, es mejor para que se les reconozca y no sean molestadas . Allah es Absolvedor, Misericordioso}  (33:59).

Allah ordenó en el sagrado  Corán que cubramos decorosamente nuestras intimidades y se nos prohibió conversar con gente del sexo opuesto para galantear o seducir .Allah dijo: {oh mujeres del profeta no sois como las demás mujeres, si teméis a allah no habléis de forma suave, de modo que quienes tengan  sus corazones enfermos sientan alguna atracción, sino que hablad recatadamente .y mejor permaneced en vuestras casas, pero si salís no os engalanéis como lo hacían in adecuadamente las mujeres de la época pre islámica, y haced la oracion, pagar la zakat, y obedeced a Allah y a Su mensajero, ciertamente Allah quiere apartar de vosotros todo pecado oh esposas del profeta y purificaros} Corán (33:32-33).

Pero la obligación de la vestimenta no es solo para las mujeres, el hombre también debe cubrirse de manera adecuada, evitando la ropa ajustada, la seda, los colores brillantes y la ostentación en sus ropas.  Allah advierte respecto a la desnudez y la negligencia en la apariencia que estas son tretas de Satanás como dice Allah en el Corán{hijos de Adan que el demonio no os tiente, como cuando sacó a vuestros padres del Jardín despojándolos de su vestidura para mostrarles su desnudez}  (7:27). Allah indicó además que la ropa inapropiada y el descaro son inmundicia impureza,( haram) mientras que el recato y cubrir la intimidad son expresión de pureza, dignidad y fe. Desgraciadamente muchos hombres hoy en día prefieren imitar las modas de los incrédulos que caminan en el sentido de la indecencia y lo despreciable, como llevar el pantalón caído mostrando la ropa interior, y llevar prendas de colores muy vistosos, o dejarse el pelo medio rapado etc. todo ello por buscar la aceptación de la gente, la complacencia de deseos en el pecado y al fin de cuentas esconder al máximo el Islam que debiendo ser el motivo de su orgullo, en realidad parece ser algo que les avergüenza.

La vestimenta correcta debe cumplir con 8 requisitos:

1)En el caso de la mujer debe cubrir todo el cuerpo.
2)La vestimenta no debe ser atractiva en si misma.
3) Los tejidos no pueden ser transparentes.
4)En el caso de la mujer no puede llevar perfume. Ella puede perfumarse con una fragancia que la huela ella misma en todo momento para sentirse bien, pero esto se refiere a una fragancia destinada a llamar la atención cuando pase entre la gente. Al respecto dijo el mensajero de Allah (s.a.w): cualquier mujer que se perfume y pase frente a un grupo de gente para que  llamar su atención y despertar sus deseos  por medio de un aroma está fornicando.
5) La vestimenta debe ser amplia de modo que no insinúe las formas del cuerpo.
6)La  vestimenta de la mujer no debe ser  imitación de la vestimenta del hombre  ni viceversa.
7)La vestimenta no puede ser pura imitación de la vestimenta de los incrédulos.
8) La vestimenta  no puede ser presuntuosa para destacar y ser reconocido.

Es necesario bloquear los medios que conducen o acceden a la corrupción.  Uno de los más comunes y efectivos es el contacto mutuo y exposición de hombres y mujeres solteros en intimidad y circunstancias propicias. El profeta (s.a.w) dijo: que ninguna mujer debe viajar sino con un mahram (familiar masculino con quien no pueda casarse)y ningún hombre debe quedar a solas con una mujer ajena sino está con ella su mahram. También dijo:   ningún hombre está a solas con una  mujer sin que  sea Satanás el tercero.
Tanto el hombre como la mujer son llamados a tener mucho cuidado, por desgracia culturalmente está extendido entre la gente la idea de que solo la mujer tiene que tener cuidado pero el hombre no pasa nada. Islámicamente es exactamente  igual para ambos.   Ambos tienen el  deber de bajar la mirada frente al otro sexo, pues controlando la mirada no se aumenta en los pecados ni se va más allá por el mal camino.  Dice Allah en el Corán {diles a los creyentes - oh Muhammad- que recaten sus miradas y se abstengan de cometer obscenidades pues esto es más puro para ellos. Ciertamente Allah está bien informado de lo que hacen}  (24:30)

Las faltas al hablar.

Debemos saber que el conocimiento de Allah cubre todo lo existente.  Dice Allah en el Corán para que diga el Profeta (s.a.w.) : {mi Señor abarca todo en Su conocimiento ¿es que no recapacitáis?}  (6:80).por este mismo motivo debemos cuidarnos mucho para no incurrir en falta alguna contra Sus mandamientos.

la lengua es un órgano que fue creado como una bendición y una gracia para nosotros, con ella podemos degustar los alimentos y sobre todo es de vital importancia para la articulación de sonidos que derivan en palabras y frases que conforman nuestros distintos idiomas, y sirven como vehículos para expresar nuestras ideas y sentimientos.  Allah dice en el Corán refiriéndose al ser humano: {le hemos dotado de dos ojos, de una lengua y dos labios, y le aclaramos los dos senderos(el bien y el mal)} (90:9). La lengua es pues la expresión de nuestros modales y educación, y la señal que indica nuestro juicio y buen raciocinio. Sin embargo mucha gente ha caído víctima de la torpeza o apresuramiento de sus lenguas y con toda justicia se dice que la cosecha de la lengua es lo que lanza a muchos en el infierno.

El siervo de Allah que siempre está consciente de Su señor debe controlar su lengua y no dejarla suelta sin ninguna restricción, pues Allah nos ordenó  mantenerla a raya en toda situación y estado. Allah nos prohibió todo lo que sea opuesto al control de nuestras bocas. Por esto mismo Allah nos prohibió la calumnia:  {y no os espiéis, ni habléis mal del ausente, pues ello es tan repulsivo como comer la carne de un hermano muerto ¿acaso alguno de vosotros desearía hacerlo? por supuesto que os repugnaría} Corán (49:12).

Abu Barzah Alsalami (r.a.n) dijo: el mensajero de allah (s.a.w) dijo: vosotros los que habéis entrado en la fe de palabra pero aún  no han entrado en vuestros corazones no calumniéis a los musulmanes ni andéis procurando los detalles de su intimidad,  pues Allah destapará vuestra intimidad y a quien Allah le destape su intimidad será alcanzado por el escándalo en su propia casa.

Abu Dawus también nos prohibió el chisme, tal y como lo cita Ibn Abbas  donde el Profeta (s.a.w)se puso cerca de dos tumbas y dijo: ciertamente que están siendo castigados y no  por un pecado mayor. El primero no se cuidaba de ensuciarse de su orina y el segundo andaba esparciendo chismes. (Bujari y Muslem).

La preocupación del Profeta  (s.a.w)por este asunto fue inmensa hasta el punto de que el consideró que controlar la lengua es una de las llaves de toda bienaventuranza, en un hadiz de Muad ibn Yabal, cuando mencionó: la clave de todo está en controlar esto'' y apuntó a la lengua. Muad dijo: Profeta de Allah ¿acaso seremos castigados por lo que decimos? el Profeta(s.a.w) respondió:  Muad ¿acaso no son lanzadas las personas al infierno de cara por la cosecha de sus lenguas?


Abu Adarba (r.a.n) relató que el Profeta (s.a.w) dijo:  lo que más pesa en la balanza del creyente en el Día de la Resurrección son los buenos modales y lo que Allah detesta es lo grosero y obsceno (al Tirmidi)

5/05/2014

El aumento de las relaciones sexuales ilícitas como señal precursora de la Hora.


Bismil-laahir Rahmaanir Rahiim, Alhamdulil-lahi Rabbil Alamín, wa assalatu wa assalam ala Rasulilah (s.a.w.) En el nombre de Al-lah, Él Misericordioso, Él Compasivo, todas las alabanzas son para Alah El Señor de los Mundos, y que la paz y las bendiciones de Al-lah sean sobre Su Profeta Muhammad (s.a.w.)

Jutba de la mezquita Al-Furqan de Bilbao
Por Sami Rehan Sarría

Una de las señales del Día del Juicio final es el aumento de la fornicación y el adulterio como fue narrado por Anas (r.a.n) que dijo: oí al Mensajero de Allah (s.a.w.) decir : entre las señales de la Hora se encuentran que el conocimiento desaparezca, la ignorancia se extienda, el adulterio, la fornicación y el consumo de las bebidas alcohólicas aumentarán ,los hombres serán pocos y las mujeres muchas hastaque por cada 50 mujeres habrá un solo hombre. (Sahih Albujari y Muslim)

La fornicación y el adulterio están prohibidos indiscutiblemente por el Sagrado Corán, por la Sunnah del Profeta (sws), por el consenso de los sabios del Islam y por todas las demás religiones y sistemas filosóficos centrados en la moral y en la ética. El adulterio y la fornicación son compañeros de otros dos pecados capitales: La idolatría y el asesinato. Allah (SWT) dice: "Aquellos que no asocian copartícipes a Allah en sus ruegos, no matan a ningún ser que Allah vedó matar, sino por un derecho legítimo, aquellos que se abstienen de cometer fornicación y adulterio, quien lo haga encontrará la consecuencia de su falta. ((El Día del Juicio les será duplicado el castigo y será eternamente humillado. Salvo quien se arrepienta y realiza obras piadosas" ))(25:68 a 70).


Los sabios tienen diferencia de opinión sobre si el adulterio y la fornicación son más graves o menos graves que el asesinato. 


El Imam Ahmad dijo: No conozco después del asesinato un pecado más grave que el adulterio y la fornicación. Allah, enaltecido sea, prohibió, incluso, acercarse por algún medio a la fornicación diciendo:(( "No os aproximéis a todo aquello que conduzca al adulterio y a la fornicación porque es una obscenidad y un mal camino” ))(17:32), los sabios opinan que esta aleya reprueba y considera nociva a esta falta desde el plano divino, el racional y ordinario, y todo pecado que sea considerado reprobable desde estos tres planos implica que es sumamente grave. Con respecto a la Sunnah, el Profeta (sws) dijo: "No se comete fornicación o adulterio y se sigue siendo un creyente". Abu Daud, Al Tirmidhi y Al Baihaqi transmitieron que el Profeta (sws) dijo: "Cuando el siervo comete adulterio o fornicación, su fe sale de él como sifuese una sombra sobre su cabeza, y cuando abandona el pecado y se arrepiente, la fe retorna". 


El Imam Ahmad mencionó en su libro "Al Zuhd" (El Desapego) acerca de Jesús (as)quien dijo: Los ineptos jamás llegarán a ser sabios y los adúlteros y fornicadores no obtendrán la gloria divina.


En el Infierno hay un río llamado Al Gutah, el cual corre desde las pudendas de las prostitutas, y su olor repulsivo dañará sus moradores". El adulterio y la fornicación reúnen todo el mal: la falta de religiosidad, la pérdida de consideración, la falta de honor y la pérdida de la hombría. La mentira y la traición son sus emblemas, la falta de pudor, el engaño su cubierta, la falta de autocensura y la pérdida de los celos. Es suficiente con saber que se cae en la ira de Allah (SWT), y se corrompe la familia. La fornicación y el adulterio son una degeneración que conlleva a perder el significado de la familia y sus objetivos, a despreciar las relaciones familiares, hace tornar a los hijos de Adán, los cuales fueron honrados por Allah (SWT), al nivel de los animales cuya preocupación es satisfacer los bajos instintos. El adulterio y la fornicación son medios para la transmisión de enfermedades, (y la peor de ellas es la enfermedad del alma de quien comete el pecado) y el motivo de pérdida de la bendición, y de que los ruegos no sean escuchados. Entre las enfermedades que se transmiten están la sífilis, la gonorrea, el sida, el herpes. 


¡Hermanos! Observad la situación de quienes se sumergieron en este tipo de faltas, dejándose llevar por las pasiones y considerando lícito todo lo prohibido, desligándose de responsabilidades familiares, terminando en una demencia declarada que no se puede apaciguar ni saciar. Merman su descendencia puesto que satisfacen sus deseos en forma ilícita huyendo de las responsabilidades que implica formar una familia. Lo permisible para ellos no se diferencia de lo prohibido. Han perdido los celos y no sienten nada frente a las obscenidades, todas sus relaciones están alejadas de lo moral, espiritual y religioso. Se complacen con el futuro de miles y miles de niños abandonados y abortados. No preguntan de dónde provienen ni se preocupan por las consecuencias sociales de quienes no tienen padres. 


El Islam y los musulmanes rechazan con firmeza esta situación, pues el adulterio y la fornicación solo son un perjuicio y constituyen un pecado capital, mientras que el casamiento es el medio legal y noble para mantener relaciones íntimas. Muchos utilizan la excusa de que es natural cometer fornicación y adulterio, pero si lo afirman mienten y si lo creen, Satán cegó sus mentes, ya que lo natural es el instinto con el que somos creados, pero las acciones que realizamos son nuestras decisiones. El estado natural del ser humano parte de la fitrah es el matrimonio como medio legítimo, siendo las demás formas fuera de ello lo antinatural contrario a la fitrah. Y esto lo enseña Allah (s.w.t.) así que la verdad está clara y sin ninguna duda al respecto. ¿A quién creer entonces, a Allah que es el Creador de los Cielos y de la Tierra y que conoce lo más recóndito y escondido de Sus siervos, o a la gente de las excusas?


La sociedad islámica rechaza el adulterio y la fornicación, y todo aquello relacionado con ambos; por el contrario, sólo contempla las relaciones puras, basadas en los preceptos legales y los sentimientos humanos elevados. Sobre estos principios se encuentras los corazones y los espíritus:(( "Aquellos que se abstienen de tener relaciones extramatrimoniales. Y sólo las mantienen con sus esposas o con las esclavas, en cuyo caso no serán censurados")) (23:5-6). 


Que Allah nos bendiga a través del Sagrado Corán y de las enseñanzas del Mensajero de Allah (sws). Pedid perdón a Allah (SWT) por nosotros y por el resto de los musulmanes, ciertamente (sws).Temed a Allah (SWT) y sabed que el Islam no va contra la naturaleza humana ni niega los instintos conque Allah ha dotado al ser humano ni los considera reprobables e impuros. Por el contrario, los tiene muy en cuenta y busca educarlos y canalizarlos por una vía pura, elevando al ser humano de la condición animal para que su vida gire en torno a una ética moral y social;el Profeta (sws) dijo: "Cada relación marital vuestra se considera una caridad", le preguntaron sus compañeros: "¿Acaso por satisfacer nuestras pasiones seremos recompensados?"respondió (sws): "¿Acaso si las satisfacéis en forma ilícita no seréis castigados? De igual forma si las satisfacéis dentro de lo lícito seréis recompensados". 


Esta noble sociedad musulmana es producto de las enseñanzas del Islam y se distingue por su ética y aplicación de sus preceptos. El Islam prohíbe el adulterio y la fornicación y cierra las posibilidades de caer en dicha falta mediante sus preceptos, sus reglas de conducta, su doctrina basada en la fe en Allah y el temor de Él, en tener presente que Allah (SWT) siempre nos está observando, y a través de purificar la sociedad de todo aquello que conduzca a caer en dicha tentación, estableciendo para cada individuo prendas adecuadas que preserven su dignidad y su honor: "¡Oh, Profeta! Di a tus esposas, a tus hijas, y a las mujeres creyentes que cubran bien sus cuerpos con sus túnicas. De esta manera serán reconocidas y no estarán expuestas a ninguna molestia" (33:59). Allah (SWT) ordenó ser recatados y abstenerse de dirigir miradas traidoras y a todo lo ilícito, diciendo: (("Di a los creyentes que recaten sus miradas y cuiden sus partes privadas (cubriéndolas y absteniéndose de todo contacto ilícito), eso es lo más puro para ellos. Ciertamente está bien informado de lo que hacen. Y di a las creyentes que recaten sus miradas y cuiden sus partes privadas y que no dejen aparecer a las miradas de los hombres nada de lo que pueda ser objeto de seducción: sus encantos naturales a excepción de los que sean externos; que dejen caer el pañuelo sobre sus escotes" ))(24:30-31). 


Está prohibido que un hombre y una mujer se queden a solas en un lugar privado para preservar la pureza del corazón de ambos, Allah dice: "Y cuando vayáis a solicitarles algo hacedlo desde detrás de una cortina, ello es lo más puro para vuestros corazones" (33:53), y el Profeta (sws) dijo: "No se quedan a solas un hombre y una mujer sin que Satanás sea el tercero" y dijo (sws) también "No es lícito para una mujer que cree en Allah y en el Día del Juicio que viaje salvo acompañada por un familiar". Se ordenó que se mantuviera distancia entre los hombres y las mujeres en las mezquitas mediante las disposiciones de las filas. 


El Islam busca facilitar el casamiento, Allah (SWT) dice: (("Ayudad a vuestros solteros, y a vuestros esclavos y esclavas que sean rectos a casarse. Si carecen de recursos, Allah proveerá con Su favor" ))(24:32). En la actualidad se propagan las conversaciones al respecto por lo que se mantiene presente dicha falta en las conciencias, por lo que se le resta importancia a caer en ella, hasta que los corazones negligentes y las almas débiles van cayendo una y otra vez hasta hacerse una pésima costumbre; basta con observar las propagandas y las facilidades para cometer adulterio y fornicación a nuestro alrededor, Allah dice: (("Quienes se complacen en hacer propagar la corrupción y la obscenidad entre los creyentes recibirán un castigo doloroso en este mundo y en el Otro")) (24:19). 


Temed a Allah (SWT) y Él os tendrá misericordia. Aferraos a los preceptos divinos y respetad sus límites, aferraos a la ética islámica, seguid el camino de la pureza, del recato y de esta manera se beneficiará el individuo y la sociedad, así obtendréis la felicidad en esta vida y la Otra. Pedid paz y bendiciones por el Profeta que fue enviado como una misericordia para los mundos, Allah (SWT) ordena:("Ciertamente Allah bendice al Profeta y los ángeles ruegan por él, ¡creyentes! Pedir paz y bendiciones para él" )(33:56). Pedid perdón a Allah (SWT) por nosotros y por el resto de los musulmanes, ciertamente Él es Perdonador Misericordioso.

El aumento del asesinato como señal precursora de la Hora.


Bismil-laahir Rahmaanir Rahiim, Alhamdulil-lahi Rabbil Alamín, wa assalatu wa assalam ala Rasulilah (s.a.w.) En el nombre de Al-lah, Él Misericordioso, Él Compasivo, todas las alabanzas son para Alah El Señor de los Mundos, y que la paz y las bendiciones de Al-lah sean sobre Su Profeta Muhammad (s.a.w.)

Jutba de la mezquita Al-Furqan
Por Sami Rehan Sarría

El tema de hoy es sobre el aumento del asesinato al final de los tiempos.

Una de las señales del día del juicio final es el aumento del asesinato, la corrupción y la tiranía como dijo el Profeta (s.a.w): aumentará el asesinato hasta tal punto que el asesino no sabrá su razón por matar, ni la víctima por qué le matan.


También dijo: la tierra se llenará de opresión e injusticia hasta el punto que en cada casa entrarán el miedo y la guerra.


Y también: llegará una época en que los gobernantes serán tiranos, los comandantes traicioneros, los jueces corruptos y los ministros opresores.


En estos tiempos están aumentando los asesinatos y guerras en las que mueren miles de personas y muchos de ellos son niños y mujeres inocentes que hasta el asesino no sabe a cuántos mató ni a quién tal y como acontece en Siria Irak , Egipto, Libia, África Central etc. y gran parte de esto es por la tiranía y la opresión de las cuales es objeto la gente por parte de los gobiernos.


Vemos también que la injusticia y la opresión están aumentando a tal punto que hasta las personas que son designadas para mantener la seguridad y detener el mal están ellas mismas extendiendo la corrupción. Ellos mismos se vuelven opresores fustigando las espaldas de las personas, y esto es común con la policía de todo el mundo hoy en día. Fue narrado por Ahmed, al-Hakim y al-Tabarani en el libro Al-Kabir con una correcta cadena de transmisión de Abu Umamah (r.a.n) que el mensajero de Allah (s.a.w.)dijo: al final de los tiempos habrá hombres que llevarán fustas como los rabos del ganado. Ellos saldrán por la mañana sujetos a la ira de Allah y regresarán por la tarde sujetos a Su ira.


El Profeta (s.a.w.) consideraba que la lucha entre musulmanes es una vía a la incredulidad y es un acto de la ignorancia preislámica, durante la cual la gente solía enfrentarse en encarnizadas guerras y derramaban sangre por un simple camello o un caballo. Dijo: "Insultar a un musulmán es una maldad y combatirlo es incredulidad" y "No os convirtáis en incrédulos después de mi muerte, matándoos unos a otros”.


Luego añadió: "Cuando dos musulmanes levantan sus armas uno contra otro, ambos están al borde del Infierno. Si uno de ellos mata al otro, ambos estarán en él juntos". Alguien preguntó: "Oh Mensajero de Allah! El primero es un asesino... ¿Pero cuál fue la falta del asesinado?" El Profeta ( s.a.w.) respondió: " Su intención era de matar al otro".

Por esta razón, el Profeta prohibió cualquier acto que pueda llevar al asesinato o a la lucha; incluso prohibió apuntar con un arma. Dijo: "Ninguno de vosotros debe apuntar un arma contra su hermano; puede que Satán le haga escapar la mano y entonces caerá en la fosa del infierno" También dijo: "Si Alguien apunta una pieza de hierro contra su hermano, los ángeles los maldicen hasta que deje de hacerlo, aunque sea su verdadero hermano". Incluso llegó a decir: "No es permitido que el musulmán asuste a su hermano".

El pecado del asesinato no se limita solo al asesino. Cada individuo que participa de este crimen, por obras o por palabras, recibirá el castigo de Allah en proporción a su participación. Incluso la persona que estaba en la escena del crimen recibirá su castigo. Un hadiz dice: "Ninguno de vosotros debe quedarse en un lugar donde un hombre está siendo asesinado injustamente, pues la maldición de Allah desciende sobre quien estuvo presente y no lo defendió."

LAS VIDAS DE LOS ALIADOS Y DE LOS NO MUSULMANES RESIDENTES SON TAMBIÉN SAGRADAS.


Hasta ahora hemos mencionado los textos que prohíben a los musulmanes combatir o matar a sus hermanos de fe. Pero no debemos llevarnos la impresión de que la vida de un no musulmán no está segura en una sociedad islámica, pues Allah ha declarado que la vida de todo ser humano es sagrada y ha garantizado su inviolabilidad.
Esto se aplica siempre que el incrédulo no esté combatiendo a los musulmanes; pues si lo está, será permitido la legítima defensa.


Si el incrédulo es de una nación con los cuales se ha firmado un acuerdo o es un dhimmi (un no musulmán radicado en un estado islámico), su vida es sagrada y no es permitido que un musulmán lo ataque. El Profeta (s.a.w.) dijo sobre esto: "Quien mata a una persona de un país que ha firmado un tratado con nosotros no percibirá la fragancia del Paraíso, aunque esta fragancia llega tan lejos como se puede caminar en cuarenta años"

Sobre la responsabilidad.


Bismil-laahir Rahmaanir Rahiim, Alhamdulil-lahi Rabbil Alamín, wa assalatu wa assalam ala Rasulilah (s.a.w.) En el nombre de Al-lah, Él Misericordioso, Él Compasivo, todas las alabanzas son para Alah El Señor de los Mundos, y que la paz y las bendiciones de Al-lah sean sobre Su Profeta Muhammad (s.a.w.)

Jutba de la mezquita Al-Furqan
Por Sami Rehan Sarria


El musulmán verdadero es aquel que lucha por el camino que le lleva a conseguir elevar y sacar a su umma o sociedad de la debilidad y los obstáculos en los que se encuentra.

Cada momento de la vida de un musulmán muestra un claro nivel de responsabilidad tanto individual como colectiva. Narró el Imam Bujari y Muslim, De Ibn Umar, Allah esté complacido de los dos, que dijo el Mensajero de Allah, Él le bendiga y le de paz: "Todos vosotros sois pastores y todos vosotros sois responsables de vuestro rebaño. El emir es pastor y responsable de su gente o pueblo. El hombre es pastor en su casa de su familia. La mujer es pastora en casa de su marido y sus hijos. El criado es pastor de la riqueza de su dueño y responsable de su rebaño. Así pues, todos vosotros sois pastores y responsables de vuestro rebaño."

La responsabilidad en el Islam significa que el musulmán es responsable de todo lo que Dios puso bajo su cargo, de esta manera la responsabilidad personal de cada uno se basa en ser responsable de sí mismo, de sus órganos, de su salud, de su comportamiento, de su conocimiento, de sus riquezas, de su vida, de sus sentimientos… Si cumple con ella consigue una buena recompensa de lo contrario recibirá el castigo correspondiente.

Asimismo, cada uno es responsable de su lengua y de lo que con ella dice, de su corazón para no cargarlo de egoísmo, rencor y envidia. Dijo Allah swt en surat Al-Israa aya 36: “pues es cierto que del oído, la vista y el corazón, de todo ello, se pedirán cuentas.”

En cuanto a la responsabilidad colectiva, los musulmanes son responsables de establecer una educación islámica correcta en sus hogares, así como educar a las diferentes generaciones de musulmanes, en especial en occidente. Las organizaciones y los colectivos musulmanes tienen la responsabilidad de preocuparse y guiar a sus hijos y alumnos a aprender buenos modelas, buen comportamiento basándose en El Islam, y protegerlos de que no caigan en los desvíos que la sociedad impone.

En el hogar reside la mayor responsabilidad de criar al ser humano, estableciendo la base de su futuro carácter y diferenciándole del resto como un musulmán creyente, educado, respetuoso consiguiendo que beneficie a la sociedad.

Queridos hermanos, educad a vuestros hijos desde la infancia en la creencia de Allah swt y llevadlos a sentir el verdadero significado del Islam para que su fe sea sincera y sientan la grandeza y el verdadero significado de la adoración a Allah.

Queridos hermanos, temed a Allah por vuestros hijos, sed ejemplos y guías del bien para ellos. No dejéis que su educación se construya en la calle. Alejadlos de las malas compañías, hacerles amar la oración y el acercamiento a Dios, llevadlos a las mezquitas, llenad su vida con cariño y buenos sentimientos y amor hacia los demás.

Dijo Allah swt en surat Tahrim, aya 6: “¡Vosotros que creéis! Guardaos a vosotros mismos y a vuestra gente de un fuego cuyo combustible serán los hombres y las piedras.”

 El Imâm an-Náwawî relata ese hadiz entre los cuarenta que considera esenciales, cuyo conocimiento debe guiar la acción y el saber de todo musulmán. En resumen, ese hadiz forma parte de las ideas-clave que dan forma a los grandes valores del Islam. Ha merecido muchos comentarios, de los que intentaremos ofrecer un breve resumen.

   El Islam antepone el cumplimiento de los deberes que se derivan de las múltiples circunstancias que vive un ser humano a toda otra consideración. El musulmán tiene contraídas obligaciones con Allah, con su propio cuerpo, con su familia, con sus vecinos, con el resto de los musulmanes y con la humanidad. La satisfacción de esas ‘deudas’ debe realizarse en su justa medida, sin defecto ni exceso. En el Islam se dice que Allah, el cuerpo, la familia, los vecinos, los musulmanes, la humanidad, tienen derechos (huqûq) sobre cada musulmán.

  Así, respecto a Allah, el cumplimiento de lo obligatorio es suficiente: la pronunciación de la Šahâda, los cinco Salât, el pago del Zakât, el ayuno de Ramadán y la Peregrinación una vez en la vida, satisfacen plenamente ese vínculo. Sólo se puede ir más allá y profundizar en la espiritualidad si no es en detrimento del resto de las obligaciones.

 El cuerpo obliga al musulmán a alimentarlo, vestirlo, mantenerlo correctamente, sin fatigarlo en exceso ni someterlo a nada insoportable. En este sentido, el ascetismo excesivo o las licencias desmedidas son atentados contra esos derechos del cuerpo.

   La familia es la que más debe gozar de las atenciones del musulmán. Las relaciones de sangre imponen obligaciones estrictas. La obediencia a los padres, el respeto hacia el cónyuge, el cuidado de los hijos, la relación amistosa con los demás miembros de la familia, son lugares comunes en todos los tratados sobre las obligaciones que incumben personalmente a cada musulmán, incluso cuando las relaciones sean difíciles, y es indiferente a este nivel que el familiar sea o no musulmán.

   Los vecinos y amigos forman un grupo hacia el que el musulmán tiene obligaciones. El buen trato, el olvido de los agravios, la convivencia dentro de la amabilidad y la buena educación (ádab), son obligaciones que no deben confundirse con la hipocresía, las exageraciones ni la artificialidad.

  Los musulmanes en general tienen derechos sobre cada musulmán en concreto. El Profeta los resumió al decir: “La sangre, los bienes y el honor de todo musulmán están prohibidos para otro musulmán”.

   La humanidad entera tiene derechos sobre el musulmán, que nunca debe ser agresivo, ni ofender a otros ni entablar enemistades injustificadas.

  El musulmán es responsable (mas‘ûl) en todas esas relaciones y debe necesariamente realizarlas todas. Debe responder ante Allah, ante sí mismo, ante sus familiares, ante sus vecinos y amigos, ante los musulmanes, ante la humanidad entera. Cuando satisface todas esas exigencias, puede dedicarse a otras cosas. Si las circunstancias lo libran en algún momento de tener que rendir cuentas, o si simplemente huye de sus responsabilidades, habrá de responder inexorablemente ante Allah tras la muerte, pues Allah se erige como Garante de todos esos derechos. Esos derechos no están simplemente sujetos a la voluntad de cada cual: son verdades que reclaman a Allah mismo.

  Todo lo anterior es una idea-clave en el Islam y es de una eficacia que da el tono de prudencia, moderación y sensatez que tiene este Din. El apasionamiento, en el Islam, siempre tiene como trasfondo la responsabilidad a la que no se puede renunciar ni de la que se puede huir más que cometiendo una grave torpeza. La Sunna está plagada de innumerables ejemplos en los que se pone freno al entusiasmo cuando deja atrás un deber. Varios Compañeros se presentaron ante el Profeta (s.a.s.) y le expusieron su opinión según la cual las obligaciones espirituales que les imponía el Islam eran pocas. Uno dijo que ayunaría todo el año, y no solo en Ramadán. Otro dijo que practicaría la castidad y no volvería a relacionarse con ninguna mujer. Otro dijo que pasaría todas las noches en vela recogido ante Allah. El Profeta (s.a.s.) les respondió: “Pues yo ayuno y rompo el ayuno; mantengo relaciones con mis mujeres; me recojo ante Allah y después descanso. Allah tiene derechos sobre vosotros. Vuestros cuerpos tienen derechos sobre vosotros. Vuestras mujeres tienen derechos sobre vosotros. Quien se aparte de mi Senda, no es de los míos”. Se considera que este rotundo hadiz complementa el que hemos citado a la cabeza del artículo.

  Así, pues, el Profeta (s.a.s.) combatió los excesos que enmascaran en realidad la incapacidad para afrontar las grandes responsabilidades, que, como ha quedado dicho, el Islam antepone a toda otra consideración. No es realmente musulmán quien se escuda detrás del Islam para faltar a sus obligaciones. Y, lamentablemente, esto ocurre con demasiada frecuencia en la actualidad. Nada hay más aberrante que el Islam se convierta en excusa para atentar contra derechos. Con ello se falta a la letra -no ya al espíritu- del Islam.

  El Profeta (s.a.s.) obligaba a los hombres a lograr el consentimiento de sus madres antes de salir a la guerra. Decía a las mujeres que no ayunaran fuera de Ramadán si con eso desatendían a sus maridos. Condenaba a los que en aras de la imperturbabilidad y la solemnidad no trataban con mimos a sus hijos. Decía que no se debía gastar dinero en la Peregrinación sin haber pagado antes todas las deudas contraídas. Censuró a los que no se levantaban en señal de respeto cuando pasaba el cortejo fúnebre de un judío porque ‘era un enemigo del Islam’. Puso coto a las pretensiones de los que justificaban su irresponsabilidad en un supuesto amor desmedido hacia Allah o el Islam, denunciado su falacia.


  La noción de responsabilidad (mas’ûlía) aparece en el Corán, en un contexto sugerente. El Corán, efectivamente, dice que a Allah no se le pregunta (por sus actos), son ellos (los seres humanos) los interrogados... Quiere decir que Allah no está sujeto a nada, es el hombre el que está sujeto a mil cosas (y sobre todas ellas, a Allah mismo). Responder por cada acto forma parte de la naturaleza del hombre, es un ingrediente básico de su condición humana. Cuando alguien no responde o no quiere responder por sus actos, se está endiosando, y es entonces cuando se deberá enfrentar a Allah, el Uno. La irresponsabilidad (en el sentido de carecer de obligaciones) es prerrogativa de Allah, que no tiene sujeción a nada. Nuestra vida son nuestras relaciones, nuestras dependencias y nuestros apegos, y no reconocerlos es salir fuera de nuestra realidad. Es en nuestra realidad donde se puede construir el Islam, y no en sueños. Es más, en esa realidad, con toda su complejidad, sus conflictos y sus contradicciones, es donde está nuestro campo de actuación, es el espacio en el que somos, como dijo el Profeta, pastores. Asumir la responsabilidad es vivir en la realidad y cumplir con nuestra razón de ser.