4/11/2013

El origen de la materia (y 2).


Bismil-laahir Rahmaanir Rahiim, Alhamdulil-lahi Rabbil Alamín, wa assalatu wa assalam ala Rasulilah (s.a.w.) En el nombre de Al-lah, Él Misericordioso, Él Compasivo, todas las alabanzas son para Alah El Señor de los Mundos, y que la paz y las bendiciones de Al-lah sean sobre Su Profeta Muhammad (s.a.w.)

(Véase previamente "El origen de la materia 1".


Luego los ateos tuvieron que modificar su hipótesis una tercera vez, cuando se descubrió que el grado de expansión del universo no está decreciendo (por más que los científicos imaginaron que sucedería por la fuerza de gravedad). Estaba sin embargo acelerándose debido a una fuerza desconocida empujándolo hacia afuera; y por lo tanto, no es probable que suceda un Big Crunch. Mejor dicho, la expansión continuaría hasta que la materia se pierda en la eternidad. Este descubrimiento llevo a la conclusión que muchas galaxias ya deben haber pasado el límite de visión y que los humanos nunca sabrán qué tan extenso es realmente el universo ya que la luz proveniente de esas galaxias tan lejanas nunca llegaría a la Tierra; pues mientras el rayo se acerca a la Tierra, el universo en expansión lo empujaría hacia atrás.

De acuerdo a esta teoría, aunque todavía nada se puede decir sobre el destino de este universo, al menos sabemos que comenzó en algún momento en el pasado con un Big Bang. Acerca de dónde vino la materia existente la respuesta de los ateos es que el universo es un ‘almuerzo gratis’. En última instancia, como la materia puede ser reducida a energía positiva, que se junta con la negativa dada la fuerza de gravedad, ambas se cancelan mutuamente. Por lo tanto, dicen los ateos, el universo vino de la nada, sin requerir a Dios como Creador.

Aunque esta respuesta superficial no logra decirnos de donde proviene la energía positiva y negativa, Stephen Hawking, un destacado científico contemporáneo, ha escrito:

“La expansión (al comienzo del universo) fue…algo bueno ya que produjo todos los elementos del universo literalmente de la nada. Cuando el universo era un solo punto no contenía nada. Sin embargo hay ahora 1080 partículas en la parte del universo que podemos observar. ¿De dónde vinieron todas estas partículas? La respuesta es que la relatividad y la mecánica cuántica permiten que la materia sea creada a partir de energía en la forma de pares de partículas y anti partículas. ¿Y de dónde proviene la energía para poder crear la materia? La respuesta es que fue prestada de la energía gravitacional del universo. El universo tiene una enorme deuda de energía gravitacional negativa, que compensa exactamente la energía positiva de la materia. Durante el primer período de expansión, el universo tomó prestado grandes cantidades de la energía gravitacional para financiar la creación de más materia.”

Pero el argumento que dice que el universo llegó a existir de la nada (según la explicación anterior) no satisface a nadie, ni siquiera a los ateos mismos, quienes notan que el pasaje anterior comienza como una nota de gran esperanza pero termina con un sollozo de una decepcionante contradicción.
Por lo tanto, quienes niegan a Dios no tienen respuesta a la pregunta de dónde viene la materia, y por qué comenzó a existir (ya que pudiera no haber existido). Citamos de La No-Existencia de Dios, por Nicaloas Everitt:

“Craig continua diciendo que podríamos convincentemente sostener que la causa del universo es un ‘ser personal,’ queriendo decir un ser con libre albedrío. Ya que necesitamos una explicación al por qué el universo comenzó a existir cuando realmente sucedió, y no antes o después. El ‘argumento convincente’, el cual de hecho invoca para decir que la causa debe ser una personal, es el ‘principio Islámico de determinación’ el cual dice que ‘cuando dos situaciones distintas son igualmente posibles y una de ellas resulta, el que suceda una y no la otra debe ser el resultado de un agente personal que escoge libremente una y no la otra.’”